viernes, 4 de noviembre de 2011

Buen combate

El primer síntoma de que estamos matando nuestros sueños es que no tenemos timpo